L.N. Alem, Sunday 26 de August de 2018

Resulta incomprensible que el Gobierno mantenga la apertura importadora cuando existe un faltante de dólares cada vez más asfixiante

A la vez que propicia el desplazamiento de producción nacional por productos extranjeros en medio de una recesión aguda. Yendo a los hechos, sectores empresarios aseguran que desde que se aprobó el acuerdo con el FMI se congeló la aprobación de medidas antidumping que actuaban como una de las pocas barreras de protección frente a mercaderías importadas. No solo eso, sino que se han implementado mecanismos burocráticos que dificultan aún más las posibilidades de defensa de las industrias nacionales. Para pedir la prórroga de un antidumping, explican en una de las cámaras fabriles, ahora hay que presentar toda la documentación por mesa de entrada del Ministerio de Producción. Cuando el expediente finalmente llega a la Comisión Nacional de Comercio Exterior, la empresa demandante debe regresar a esa cartera para abrir el sobre, notificarse que la denuncia fue recibida y recién entonces queda confirmado el pedido para iniciar el proceso de aprobación o desestimación. Son reglas nuevas dentro de un entramado kafkiano cuya única finalidad pareciera ser la demora interminable de los trámites mientras las importaciones siguen adelante.

 

“No hay una alianza de Cambiemos con segmentos concentrados del empresariado industrial tradicional. Su alianza es con los bancos y con sectores agropecuarios. El Gobierno permite que se erosionen los activos de empresas líderes, que quedan expuestas ante empresas extranjeras que pueden venir a comprarlas frente al agravamiento de la crisis. Está claro que su proyecto no es el desarrollo productivo ni la soberanía del país”, analiza un dirigente fabril, aunque reconoce que varias de esas empresas tampoco tienen un comportamiento que busque resguardar el interés nacional, sino la defensa de privilegios, las prácticas monopólicas y la cartelización.

 

Una de las pocas justificaciones que dan en ámbitos empresarios al congelamiento de las medidas antidumping es que el Gobierno argumenta que está negociando acuerdos con China, entre ellos el canje de monedas (swap) por 4000 millones de dólares, que recién se aprobarían en noviembre. “Hasta noviembre nos dijeron que no se va a mover nada para no afectar los convenios con China”, sostienen en una de las cámaras. Más allá de esa cuestión, está claro que el proyecto de Cambiemos no es la producción nacional.