Misiones, Friday 7 de June de 2019
 

El holgado triunfo electoral que obtuvo el Frente Renovador en las últimas elecciones confirmó la hegemonía que tiene el oficialismo misionero desde el 2003 a la fecha. Algunos intentaron ligar esta preponderancia electoral, al contexto nacional, especialmente al momento económico que atraviesa el país. Según esta visión, el misionero al apoyar en un 73% a Herrera Aguad, y dar solamente un 17% de apoyo a la fórmula de Juntos por el Cambio, emitió un fuerte voto castigo a Cambiemos y al presidente Mauricio Macri.

El presente artículo intenta contrastar esta mirada, simplemente analizando los resultados a gobernador en los distintos municipios de la Provincia de Misiones. Del total de los 76 municipios, pudimos encontrar 4 tipos de resultados muy diferentes entre sí. 1)- En municipios como Campo Grande, más del 90% votó Herrera Aguad; 2)- en municipios como San Vicente Herrera Aguad perdió contra el candidato del Pays 46 a 45%; 3)-en municipios como Puerto Iguazú, Herrera Aguad se impuso a Schiavoni por 15 puntos (55 a 40%), y 4)-y en municipios como Posadas, Aguad obtiene 63 contra el 28% del candidato de Juntos por el Cambio.

Sin negar que el contexto nacional siempre influye en cualquier elección local, las abultadas diferencias en los resultados provinciales según cada municipio, dejan en claro que la cuestión nacional paso a un segundo plano en las elecciones provinciales del pasado domingo 2 de Junio. ¿Tiene Macri un aprobación del 40% en Iguazú y un apoyo del 4% en Campo Grande? Ni lo uno, ni lo otro. Estas diferencias nos indican que el contexto municipal determinado por la Ley de Lemas, es el factor fundamental que explica los resultados electorales en la Provincia de Misiones.

Es que la Renovación utiliza a la perfección la Ley de Lemas en la mayoría de los municipios, logrando instalar con muchos recursos, candidatos a intendente que polarizan entre sí, dejando fuera de juego a los candidatos opositores. Esta utilización de la ley de lemas le permite al oficialismo provincial ofrecer al electorado a la vez una oferta potente de continuidad, y una oferta potente de cambio. El electorado que no es cautivo, entiende estas señales y vota en consecuencia.

Esta elección mostró que se puede quebrar esta regla si dan factores muy circunstanciales, como en Iguazú, Puerto Piray, San Vicente, Aurora, o Delicia. Pero estas excepciones confirman la regla: es prácticamente imposible competir de igual a igual en los 76 municipios con la Ley de Lemas Municipal. Esta situación consolida la hegemonía y la preponderancia de la Renovación por otros 4 años, y afecta la competitividad y la alternancia de la democracia misionera, donde hace 34 años gana siempre el oficialismo, y desde hace 16, siempre la Renovación.

Sin un cambio en la principal regla de juego electoral, que sería la eliminación de la ley de lemas a nivel municipal, la única posibilidad de quebrar está lógica de hegemonía y tener competencia electoral provincial de verdad, sería con una fisura que divida el aparato y el frente oficialista provincial, como ocurrió en el año 2003 y en el 2007. Con los resultados del domingo pasado, parece difícil que alguna de las dos situaciones suceda en el corto plazo.