Misiones, Wednesday 11 de December de 2019

Las piezas, explicaron, fueron devueltas a Misiones desde Buenos Aires, lugar en el cual se las había sometido a estudios desde el año 2013, fecha de su extracción.

En las últimas horas, y en concordancia con los lineamientos nacionales e internacionales, la provincia de Misiones a través de la Subsecretaría de Cultura y su Dirección General de Patrimonio Cultural y Museos, restituyó al municipio de Corpus material arqueológico proveniente de excavaciones realizadas en la Cueva 3 de Mayo y sitio El Remanso.
Las piezas, explicaron, fueron devueltas a Misiones desde Buenos Aires, lugar en el cual se las había sometido a estudios desde el año 2013, fecha de su extracción.
Según criterios propuestos por la Unesco, cada material debe ser restituido a su lugar de origen, siempre y cuando este provea las garantías necesarias para un cuidado apropiado y responsable. “Es por ello que se realizaron las acciones pertinentes para que la localidad de Corpus reciba los materiales líticos y cerámicos que pertenecen a su jurisdicción”, explicaron desde Cultura. En el acto estuvieron presentes el intendente Orlando Rostán, Lucía Mikitiuk, Zulma Pittau, Jorge Ayala y la restauradora y museóloga Estela Garma.
En ese sentido Garma, quien investiga y recupera material histórico, señaló a El Territorio: “Estos bienes fueron llevados en el año 2013 a Buenos Aires sin la documentación correspondiente, luego de muchas gestiones volvieron a Misiones y hoy se restituyó a su lugar de origen”.
Feliz por el retorno de las piezas calificó al hecho como algo “histórico” y agregó: “El caso nunca se dio en la provincia. Es bastante material arqueológico, varias piezas reconstruídas y mucho por investigar sobre ellas”.

Un pueblo con historia
Mientras tanto la localidad de Corpus se prepara para la apertura en las próximas semanas de su centro de interpretación y lo que será el recorrido turístico de la reducción, la quinta en ser recuperada y explotada turísticamente en Misiones.
Los vecinos esperan ansiosos que esto suceda y con este hito, no sólo el pueblo se unirá al circuito internacional de la Ruta Jesuítica sino que también se aguarda la llegada de dividendos a la economía local. Pero hay algo que va más allá del dinero y habla en claro del interés de la comunidad por aferrarse a su historia y hacerla carne. Una historia que fue cubierta por el monte y hoy resurge para dar fe del proceso de evangelización, la vida y obra de guaraníes y sacerdotes y su relación con los pueblos vecinos.
“Es muy interesante ver el proceso de apropiación que existe en la comunidad, principalmente en los más adultos, por su pasado jesuítico-guaraní. Todos los días pasa alguien por aquí y nos felicita por el trabajo que se está haciendo y nos pregunta cuándo va a estar listo”, había dicho a este medio la arqueóloga Alejandra Smith, una de las especialistas que participó de todo el proceso de estudio e investigación en toda la zona donde funcionó la reducción de Corpus, una de las más importantes dentro de los 30 pueblos jesuitas.