Misiones, Saturday 11 de January de 2020

En un operativo sin precedentes en la región, la tapir – apodada como “Lulú” fue trasladada por tierra y agua desde El Parque Ecológico El Puma, hasta la Isla Palacio en la zona del embalse del Lago Uruguaí, isla reconocida y declarada por Ley XVI N° 41 como Monumento Natural Provincial.

El Tapirus terrestris, más conocido como Tapir, Anta o Mborebí, es el mayor herbívoro nativo de la Argentina y constituye una especie emblemática, que se encuentra categorizada por el Ministerio de Ambiente de la Nación como «especie amenazada» y en «peligro de extinción» por la Sociedad Argentina para estudio de los mamíferos.

También, fue declarado como Monumento Natural de nuestra provincia por Ley Provincial XVI N°22 (antes Ley N° 2589).

Breve reseña histórica de Lulú

Con apenas tres meses de edad, fue llevada y criada en El Puma, después de haber sido rescatada por el Veterinario Miguel Rinas, por entonces Director General del Parque Ecológico El Puma, de una comunidad ubicada en adyacencias de la Reserva de Biosfera Yaboti.

Inmediatamente, al observar su estado y la falta de la alimentación apropiada, logro consensuar con dicha comunidad Mbya para trasladarla al Centro de Rehabilitación de Fauna que el Ministerio de Ecología y R.N.R. dispone, conocido como Parque Ecológico El Puma, donde recibió los cuidados necesarios para la supervivencia del animal.

 

Desde entonces, se le generó un espacio óptimo para su desarrollo y hasta convivió en algún momento con otras especies que le sirvieron de compañía en aquellas primeras etapas. Con el transcurrir del tiempo se transformó en un magnífico ejemplar de la especie, que merece tener la oportunidad de terminar su ciclo vital en libertad y conviviendo con otros de su especie.

El operativo

La etapa final del operativo para que Lulú vuelva a su hábitat empezó por la tarde del jueves, previo exámenes biológicos y sanitarios del animal.

Una vez caída la noche, y esperando que cedan las altas temperaturas y con Lulú ya montada sobre la camioneta, se dispuso emprender el traslado saliendo a las 1 de la mañana de El Puma, arribando a la zona de embarque a la Isla en las primeras horas de la mañana del viernes.

Durante su traslado se dispusieron de tres veterinarios, camionetas y embarcaciones, además del personal de El Puma, Guardafaunas, Guardaparques y funcionarios.

Cabe destacar el aporte que realiza, en la reintroducción de Lulú, el director del Centro de Vida Silvestre Güira Oga Jorge Anfuso y la de todo su personal.  Lulú, ya en su hábitat deberá superar un tiempo prudencial bajo ensayos controlados con el objetivo de su asilvestramiento al nuevo entorno que lo rodea.